→ 5, 6 y 7 noviembre a las 20:00h. ←

El Nombre... sí hace la cosa

Una familia se reúne para celebrar la próxima llegada de un bebe.

Cía Gloria López (Sevilla)

Ficha artística

Intérpretes: Jesús Clavo | José Luis Chavarría | Gloria López | Orencio Ortega | May Pascual
Autor/a: Matthieu Delaporte | Alexandre de la Patellièr
Dirección: Daniel Veronese
Iluminación: Macarena Márquez
Vestuario: Paco Cañizares
Escenografía: Diagrama Diseño S.L.
Fotografía: Luis Castilla
Diseño gráfico: Manolo Cuervo
Video: Uve Dos Video producción, S.L.

Sinopsis

En “EL NOMBRE”, justo eso, un simple nombre, desencadena una tormenta de sentimientos, emociones, secretos, crueldades, que hacen tambalearse unas relaciones personales consolidadas durante toda la vida y que pone de manifiesto la necesidad y la dificultad de comunicarnos.

“EL NOMBRE” nos habla de la FAMILIA, la familia con mayúsculas, la familia en toda su complejidad: deseos, miedos, discursos escondidos y silenciosos, palabras abiertas y como siempre lo escondido sorprende y atrapa. Nos habla de uno de los temas a tratar es la dificultad de la MUJER en ser reconocida y valorada en el ámbito familiar.

Esta obra trata de una FAMILIA que se reúne para celebrar la próxima llegada de un bebe. Cuando el futuro padre responde a la pregunta del nombre escogido, su respuesta deja a todos boquiabiertos.

Una COMEDIA viva, real, delirante, emotiva, donde tomar partido por algo o por alguien es la excusa perfecta para desahogar nuestra profunda insatisfacción humana, dejando al descubierto los verdaderos problemas de sus protagonistas.

La obra “EL NOMBRE” es pura emoción, no hay momento que no sea alimento para el siguiente momento, entre frases y silencios, las relaciones de los personajes se construyen, relaciones de años, con los ingredientes de toda relación en FAMILIA, donde nos reconocemos.

Y es que Daniel Veronese, una vez más nos muestra lo absurdo y pequeño de nuestra ilusión de control. El resultado VIOLENTA al público y es que aparentemente la acción puede sentirse muy familiar, muy reconocible, hasta que da un giro total y todo se descoloca denunciando nuestro miedo y a la vez el deseo a la intimidad.

Menú